Recomendaciones

  • Antes de la clase. Evita las comidas copiosas dos o tres horas antes de la clase y no bebas alcohol. Bebe bastante agua durante el día, especialmente en verano. Durante la práctica no es recomendable beber.
  • Llega puntual a las clases guiadas. Una vez empezada la clase guiada se cerrará la puerta. El horario de llegada y salida de las clases estilo mysore es flexible. Respeta siempre el horario de cierre de las clases teniendo en cuenta el tiempo necesario para hacer las posturas finales y la relajación. Para las clases de prueba es imprescindible llegar 15 minutos antes.
    Por razones de higiene te recomendamos que te duches antes de la clase y que uses tu propia esterilla aunque si no tienes te prestaremos una.
    Hay una zona reservada para quitarte y ponerte los zapatos en la entrada. Por favor, para no molestar a los vecinos, no andes descalzo por el portal ni te sientes en la escalera general del edificio.
  • Durante la clase. Puedes utilizar las mantas, esterillas y los bloques de corcho pero debes dejarlos bien colocados en su sitio al terminar. Al moverte por la shala de yoga respeta a los que están practicando, especialmente si están haciendo la relajación.
  • Debes traer una toalla o un pañuelo y si sudas mucho te recomendamos que uses una esterilla de algodón encima de la de goma. Si practicas sin camiseta la esterilla de algodón es obligatoria. En el centro puedes comprar toallas, esterillas de goma y de algodón.
  • No te preocupes si no eres muy flexible o no estás en forma. Con una práctica regular te irás haciendo más flexible y podrás hacer las posturas con más facilidad. La práctica de ashtanga yoga es un proceso de transformación muy profundo que puede resultar lento durante algún tiempo. ¡No te impacientes! Practica con entusiasmo pero respetando los límites y escuchando los mensajes que te manda tu cuerpo.
  • Asiduidad. La práctica está estructurada para realizarse 6 días a la semana pudiendo ser para los principiantes de 2 a 3 días a la semana.
  • Compromiso. La práctica de ashtanga requiere un compromiso serio por parte del estudiante. Ser constante y paciente es necesario para que obtener los beneficios. Si esto no es así, es probable que aparezca entonces la sensación de frustración debido a una práctica irregular o insuficiente.
  • Ciclos lunares. Tradicionalmente no se practica ashtanga yoga durante los días de luna nueva y llena debido a la influencia de la luna en nuestro cuerpo a nivel energético.
  • Ciclo menstrual. Se deben respetar estos ciclos en las mujeres dejando la práctica durante los días más intensos, generalmente son los 3 primeros días. Se debe también evitar hacer cualquier postura invertida durante todo el ciclo menstrual. Apana o energía descendente predomina durante estos días y algunos aspectos del método de ashtanga diseñados especialmente para invertir esa energía. Una práctica intensa durante esos días podría interferir en el ciclo menstrual.